miércoles, 1 de agosto de 2012

Alegato de fiscalía. 8.28 Vilma Rial y Oscar Meilán.


Caso Vilma Diana RIAL de MEILAN – Oscar José MEILAN: fueron secuestrados en las primeras horas del 2 de diciembre de 1976 en su domicilio de Carmen de Patagones,  por el grupo de tareas de la  Policía Federal Argentina – Delegación Viedma, cuando regresaban junto a sus dos hijos pequeños de un encuentro con amigos. Al acercarse a su domicilio detectaron movimientos en la oscuridad y la presencia no habitual de vehículos. Al intentar ingresar a su casa el grupo de tareas ejecutó el secuestro. Oscar MEILAN declaró que conocía a los secuestradores: “eran los muchachos de la federal”. Ubicó a Héctor GONCALVES a quien conocía desde Viedma. Los hijos quedaron abandonados dentro del auto en marcha y fueron encontrados por amigos horas después. Una vez reducido el matrimonio, fueron encapuchados y subidos a un vehículo, llevados hasta un descampado –Héctor GONCALVES era quien sujetaba a Oscar MEILAN- cerca del aeropuerto y lo sometieron a simulacro de fusilamiento. Desde allí lo llevaron a la Delegación, lo pasaron a otro vehículo y se inicia un camino de varias horas hasta “la escuelita”. En el caso de Oscar MEILAN, al llegar lo atan a un elástico y comienzan a torturarlo. Escuchaba la tortura de su esposa, este padecimiento relatado por casi todas las víctimas como la peor tortura. Para Oscar las torturas fueron permanentes: golpes, patadas, simulacros. LAURETTI, otro de los secuestrados, relató que en una ocasión le dieron 147 azotes a Oscar. En los interrogatorios volvió a ubicar a “el tío” y “laucha”, reconoció allí a los alumnos y profesor de la ENET, a CHIRONI, GARCIA SIERRA, ROSSI, BERMUDEZ y a una embarazada, Graciela IZURIETA. A su vez, su padecimiento y torturas fueron probados por los testimonios de BERMUDEZ, LAURETTI, CRESPO y ABEL. Estuvo en el CCD hasta el 17/1/77 cuando fue trasladado a la UP4, este traslado estuvo a cargo del enlace NUÑEZ, y lo efectuaron junto con CRESPO, BERMUDEZ y VILLARROEL, recién en la cárcel les quitaron las vendas y los desataron.
Es decir, hubo trayectos en que bajo el dominio de NUÑEZ seguían atados, vendados y con la incertidumbre acerca de su suerte.
El decreto de puesta a disposición del PEN es del 19 de enero de 1977 para el caso de MEILAN, y al igual de lo que ocurrió con CRESPO, BERMUDEZ y CHIRONI, RUIZ fue interrogado allí por el mismo personal de “la escuelita”, llevado por NUÑEZ a una oficina previo encapucharlo.
El 22 de agosto de 1977 fue trasladado a Rawson. Finalmente las autoridades del V Cuerpo de Ejército deciden liberarlo el 11 de mayor de 1979. Estuvo dos años y medio privado de libertad.
Documentación: hay una ficha de antecedentes de Oscar José MEILAN (a) “Oscar”, al lado se ve “muy alta peligrosidad” (exhibe en pantalla) lo catalogan con ideología de izquierda y menciona que fue detenido por fuerzas legales. Toda la información de Inteligencia (de marzo del 76 a marzo del 79) distingue en cada uno de los asientos el origen de la información. El origen es del Destacamento de Inteligencia 181, del cual todos los acusados CONDAL, TAFFAREL y GRANADA han dicho que era una unidad ajena a la lucha contra la subversión y que se ocupaban del conflicto posible con Chile. Eso es falso, ellos se ocupaban del seguimiento del “enemigo subversivo”. El asiento de esta ficha comienza con la vinculación de MEILAN con CRESPO, AYALA, GARCIA SIERRA, GARZA y le atribuyen en junio ‘76 haber participado de una panfleteada, haber recibido una revista, haber tenido contacto con BERMUDEZ. Después está la descripción de conclaves presididos por el Comandante de Subzona 51, donde participaba el G1 y la Asesoría jurídica del V Cuerpo, y trataban sobre la “alta peligrosidad” de Oscar MEILAN, que consideraban motivo suficiente para seguir privándolo de libertad.
Otra documentación agregada en la causa está conformada por el expte. 15, el expte. 86/3 de la CFABB, el decreto PEN 8977, ficha U4, legajo CONADEP con denuncia de la víctima. También obra entre la documentación de Inteligencia la ficha de Carlos PRINCIPI en la cual en los asientos de octubre y noviembre de 1976 se lo vincula con Oscar MEILAN y a su vez a éste, GARCIA SIERRA, BERMÚDEZ y CRESPO con la actividad de ROMERO y con otros alias que le asignaban a otras víctimas de esta causa, como por ejemplo Daniel HIDALGO. Las fichas DIPBA lo catalogan como “delincuente subversivo” y entre los antecedentes sociales, la Inteligencia de la Policía de Buenos Aires ponía “secuestrado”.
Con la prueba enumerada queda acreditado que Oscar MEILAN fue secuestrado con Vilma  Diana RIAL de MEILAN el 2 de diciembre de 1976,  alojados provisoriamente en la Delegación Viedma de la PFA a cargo de FORCHETTI, luego a “la escuelita” donde fue torturado hasta el 17 de enero de 1977, de allí a la U4 donde siguió siendo interrogado y torturado, trasladado a Rawson el 2/8 desde donde recuperó su libertad en mayo del ’79.
Por su parte el  relato de Vilma RIAL es conteste, ella declaró y así queda probado que una vez reducidos y que ya le habían hecho un simulacro de fusilamiento,  en la delegación de la PFA FORCHETTI se sentó a su lado, en el vehículo donde los habían secuestrado. Allí le ató las manos y a partir de ahí pasó a otro vehículo, comenzando el camino hacia el CCD. Durante el cautiverio Vilma RIAL escuchó a CRESPO, CHIRONI, VILLARROEL, IZURIETA, JARA, al que escuchó como lo sacaban para fusilarlo, ABEL y alumnos de la ENET. Después de ingresar al CCD, algún guardia la llevó a la sala de tortura, la desnudó y la interrogó aplicándole electricidad en su cuerpo. Interrogaban “tío” y “laucha”, al igual que lo referido por otros cautivos. Pasaron los días escuchando las torturas y desconociendo qué había pasado con sus hijos. “Laucha” le dijo “la gente de la ‘orga’ se encargó de ellos, los buscó”. La liberación de RIAL fue el 23 de diciembre de 1976 y el día anterior CORRES le dijo que la iban a liberar, quienes la sacan del CCD en una camioneta y la llevan hacia la terminal de ómnibus de Bahía Blanca  fueron CORRES y Mario Carlos Antonio MENDEZ quien, lejos de estar ajeno a la actividad del CCD y aunque no sea una circunstancia llamativa porque se ha corroborado su participación en diferentes instancias, también tenía intervención en la liberación de las víctimas del CCD. Le advirtieron que tuviera cuidado con lo que iba a decir, porque su marido quedaba cautivo.
Una vez que llegó a Viedma tuvo que ir a hablar con FORCHETTI, quien se iba a encargar de corroborar su conducta. También le preguntó dónde había estado, qué le había pasado, como si fuera una circunstancia ajena al accionar ilícito de FORCHETTI y del grupo a su cargo.
También una vez liberada y ya en Viedma, tomó conocimiento por parte de MIGONE que la noche en que fueron secuestrados, ABELLEIRA le había anunciado que iba a participar en un operativo, y esa misma noche lo secuestraron a ellos y abandonaron a sus hijos. De modo que esa mención le permitió concluir que otro de los que estuvo esa noche fue ABALLEIRA.
Los testimonios de ARIZCUREN, PEDERSEN, MIGONE y SARRAVEITIA, dieron cuenta de las gestiones realizadas y de la responsabilidad de ABELLEIRA, que es una responsabilidad directa por haber intervenido de modo inmediato en los secuestros.
Con las declaraciones de Gloria y Edgardo RIAL, se acreditó también el modo en que hallaron a los hijos.
Obra también la presentación de hábeas corpus, rechazado en febrero del 77 por MADUEÑO, un mes después de su presentación.
La prueba se completa con la siguiente documental: el expte.159 Juzgado Federal de Viedma, el expte. 894 del JFBB y un memorando de Inteligencia que vamos a exhibir en pantalla, datado en Carmen de Patagones, como factor político en el cual durante el cautiverio al menos de las víctimas, se habla de la actividad de Jorge ABEL, “no ajeno al accionar de infiltración marxista, en relación estrecha con el matrimonio MEILAN” quien es catalogado como activista. La ficha dice desconocer el paradero de ambos, justamente a la fecha en que estaban cautivos.
En síntesis ha quedado probado que Vilma RIAL junto con Oscar MEILAN fueron secuestrados el 2 de diciembre de 1976 en Carmen de Patagones, llevada a la delegación Viedma de la PFA, desde allí trasladada al CCD “la escuelita”, donde fue interrogada y sufrió torturas, siendo liberada el 23 de diciembre de 1976. El matrimonio participó de la inspección ocular que el Tribunal ordenó en el V Cuerpo y ambos reconocieron los restos visibles del lugar donde estuvieron cautivos.