miércoles, 1 de agosto de 2012

Alegato de fiscalía. 8.59 Braulio Laurencena.


doctor AZZOLIN (fiscal)
Caso Braulio LAURENCENA: Cesanteado de la UNS durante la intervención de REMUS TETU, se le atribuía la condición de subversivo. Su militancia política de izquierda según relató el testigo, fue la causa de la persecución y su secuestro.
Uno de los “blancos” eran las universidades y fundamentalmente las “infiltraciones”. Los interventores tenían como misión la detección de los supuestos “infiltrados”, más allá que había operativos de Inteligencia trabajando en los claustros de alumnos. Hay documentación relevada a lo largo del país acerca de esta, relativa a como los interventores civiles  y militares compartían información de Inteligencia para hacer una “depuración ideológica” de la universidad.
Con relación a la UNS, es interesante cómo la información de quienes habían hecho operaciones de Inteligencia llega a nuestros días. El año pasado hasta las redes sociales, mencionaban la actuación de CORRES como infiltrado, no en forma peyorativa precisamente. Cuando Cecilia PANDO en su muro de FaceBook se lamentó por el fallecimiento de CORRES, comentó que lo habían mandado a hacer tareas de inteligencia en la UNS.
Vamos al caso de LAURENCENA: el fue secuestrado el 18 o 19 de agosto de 1976 en horas de la mañana, en su domicilio de Moreno 45 de esta ciudad. Un grupo del ejército armado irrumpió en su domicilio, manifestando que tenía orden de revisar sus propiedades y pertenencias. Lo llevaron luego al Barrio Palihue, donde tenía una casa en construcción. Se sumó luego el mayor PALMIERI, de Registro y Enlace del G1 que estaba antes que DELME. Luego de unas horas fue trasladado al V Cuerpo, donde se le informó que permanecería detenido mientras se efectuaban averiguaciones. Estuvo detenido e incomunicado en el Batallón de Comunicaciones 181  durante  30 días, sin ser interrogado. Durante la inspección ocular realizada durante el debate, LAURENCENA reconoció la guardia y los calabozos.
Durante su cautiverio, su esposa AROSAMENA fue citada en varias oportunidades a la Delegación BB de la PFA y al Comando del V Cuerpo, donde también fue interrogada. Esto demuestra cómo se hacía persecución sobre familiares y allegados de las víctimas.
LAURENCENCA dijo en su testimonial que en sus mismas condiciones estuvo BARZOLA.
LAURENCENA recuperó su libertad el 6 de septiembre de 1976 sin recibir explicaciones.
Al poco tiempo el teniente coronel PAEZ lo citó para entregarle algunas  pocas pertenencias. LAURENCENCA le manifestó su preocupación por lo que había vivido y por su futuro.
Por la respuesta recibida por PAEZ llegó a la conclusión que no corría nuevos riesgos y se quedó en el país.
Lo que podemos concluir es que PAEZ tenía poder suficiente para decidir hacia quiénes iban a ir los operativos y fundamentalmente, a quién no iban a ir más los operativos.
La documentación que integra el presente caso es el legajo CONADEP 7619  e información de Inteligencia que vamos a ver en pantalla: aquí tenemos un memorando del 20/5/76, donde se da un detalle de las actividades de la UNS, el inicio de clases, ciertos membretes pegados en contra de las FFAA, la mención de grupos de izquierda. Hay un listado de cesantías entre los que se encuentra LAURENCENA. Hay otra mención de Profesores Comunistas entre los que también está LAURENCENA. Esto integra un documento mayor que es una especie de vademécum de la universidad, hay una mención de estudiantes comunistas, trotskistas; etc.
LAURENCENA tiene varias fichas en la DIPBA. Es mencionado como Consejero de la FUS. Como firmante de un rechazo del pedido de cesantía de CAÑON, esto es del año ’90, los antecedentes de él siguen en el año ’91 en la Mesa Anticomunistas – Carmen de Patagones. Sigue apareciendo en legajos. Recordemos que la DIPBA fue disuelta en el año ‘98 y continuó haciendo Inteligencia hasta ese momento.
Presidente: hacemos un cuarto intermedio de quince minutos.
Finaliza el cuarto intermedio.