miércoles, 1 de agosto de 2012

Alegato de fiscalía. 8.55 Felicitas Baliña.


Caso Felicitas BALIÑA: Ella fue secuestrada el 23 de julio de 1976, tenía 23 años y se desempeñaba como enfermera del Hospital PENNA. Fue secuestrada en su domicilio  por un “grupo de tareas”, que identificó como hombres de fajina con armas largas y cortas, y en el mismo operativo fue secuestrada otra persona que vivía en el mismo edificio, que después supo era Cristina JESSENE.
BALIÑA fue encapuchada y llevada al Batallón de Comunicaciones 181. Allí sufrió torturas físicas y psicológicas, y otros padecimientos como permanecer de pie con los brazos en alto, encerrada en una celda con un soldado armado y un perro, sometida a interrogatorios. Tuvo que participar en reconocimientos de personas, amenazada con ser trasladada a la UP4. Declaró que estas prácticas fueron mortificantes.
El 11 de agosto de ese año fue liberada, su liberación le fue dicha por el Jefe de Área 511, Argentino CIPRIANO TAUBER, a la vez Jefe del Batallón. Tres días después de su liberación, a fin de intentar volver a trabajar, BALIÑA solicitó una constancia de su privación de libertad y  consiguió un certificado de TAUBER. Estuvo secuestrada 19 días y eso paradójicamente le valió sanciones en su trabajo, estuvo suspendida preventivamente hasta que consiguió el certificado que le entregó TAUBER. Esa constancia implica obviamente el reconocimiento de la ilegalidad de la detención y la responsabilidad de la Jefatura de Área.
Esas constancias surgen del expediente administrativo del Ministerio de Salud donde tramitó esa sanción.
Otras compañeras de cautiverio declararon: MENNA de TURATA, PARTNOY y JESSENE dieron cuenta de su presencia en el lugar.
En síntesis el secuestro quedó acreditado, así como el lugar donde permaneció secuestrada.